Queremos darte la bienvenida, deseando que durante el tiempo que compartamos juntos recibas instrucción e inspiración para tu vida y ministerio; también la pasión para llevar adelante la Campaña TODOS contra el abuso infantil y, de ese modo, bendigas destinos y liberes potenciales. 

Esta causa a favor de los niños necesita no sólo de tu cabeza sino de tu corazón. Sólo lo que abraces con pasión podrá superar las barreras del tiempo y sostenerte en medio de las adversidades, los conflictos y las soledades. No todos entenderán y algunos malvados se opondrán. Ten presente que sólo la pornografía infantil (sin tomar en cuenta las otras formas de abuso infantil) produce ganancias de miles de millones de dólares cada año.

Es posible que tus emociones se despierten en algún momento de la capacitación. No las reprimas. Hoy se cree que la profesionalidad exige la separación emotiva de las situaciones en las cuales se interviene. En vez de ello queremos proponerte que no cargues tú con la situación adversa de una persona o familia sino que lleves todo asunto a la presencia de Dios y recibas su fuerza y audacia para luchar a favor de los que sufren violencia.

Nunca intentes ayudar sin el corazón, pero no permitas que tu pasión te prive de la razón. Este curso intenta equilibrar ambas cosas: que la pasión no se ahogue por el conocimiento teórico y tampoco se desborde por falta de él. 

Sumaremos a lo que la ciencia ofrece todo lo que la Palabra de Dios promete. Debemos entender que las intervenciones humanas son limitadas, pero cuando Dios está en medio el alcance de la intervención y los resultados de la restauración siempre serán sobrenaturales.